domingo, 22 de noviembre de 2015

Hola gente. Primero que nada, pedir disculpas por no haber subido el capítulo 61. La razón es que mi ordenador sigue en reparación, al parecer es grave lo que le pasaba. Osea que espero llegar a tiempo para tener el último episodio para el día 1. En cuanto me den el portátil, me pondré como un poseso a escribirlos. Sed pacientes, y en caso de no llegar a tiempo, ya sabréis la razón. Saludos y gracias por la paciencia.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Chicos, chicas. Siento deciros que este viernes no hay capítulo, por dos razones. Primero, mi ordenador está en el servicio técnico. Segundo... me he quedado atascado, no se me ocurre una buena manera de empezar el 61, que os adelanto se llamará "Saldando cuentas pendientes". También me gustaría que supierais que el 1 de de diciembre, ya subiré el último episodio de la saga y también estarán editados los anteriores. Os invito, entonces, a leerlos de nuevo. De todas formas, tras el capítulo final, subiré unos pocos episodios a modo de epílogo de esta saga y prólogo de la siguiente, y tras esto, entonces, haré una entrada para resolver dudas que tengáis o que por falta de explicación, no quedan lo suficientemente claras y decir los cambios que han habido en todos los episodios editados, resumidamente. Hasta entonces, saludos. Ya sabéis, el próximo día 20 de noviembre, capítulo 61, "Saldando cuentas pendientes".

PD: Esta entrada la he subido y escrito con el móvil.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Capítulo 60



Tras matar a Doc, Edge se volvió loco de ira y empezó a destrozar el cuarto donde trabajaba su tío. Ruy consigue detenerle y lo noquea. Tras unas palabras, Thomas nombra los que, en su día, fueron los 3 guerreros de Etsu: Gile, Boss y Zeth. Esto sorprende gratamente a Ruy, que no esperaba eso. Al final, Edge se queda hablando con su tío, y tanto Ruy como Vital llegan al lugar donde tendrá lugar sus batallas.

-Duelo de luces-

Edge y Thomas están cara a cara, con rostros muy serios, a punto de tratar con temas importantes.

-Edge: No sé si sabrás sobre lo que pasó hace un mes, cuando atacamos la base.
-Thomas: Boss me hizo un resumen. Tu amigo Vital y Argus empezaron su batalla, que tuvieron que posponer tras verse rodeados de extraños y poderosos enemigos que nada tenían que ver con nosotros, que luego resultaron ser cómplices de Doc, quien mostró sus cartas, un poco, intentando asesinar al jefe de policía y a Argus. Y Thunder murió, además de ser derrotado por el chico celestial. Básicamente pasó eso, ¿no?
-Edge: Vaya, es un buen resumen, sí. Pero… te falta puntualizar un detalle: lo de Thunder.
-Thomas: Ah, ¿sí?
-Edge: Sí. Él no murió asesinado a manos de Ruy. Él se sacrificó por Ruy. Dio su vida por él, gastando toda su aura vital para despejar la salida y no morir sepultados por el edificio. Además, me dio un mensaje para Boss. Fueron sus últimas palabras.
-Thomas: ¿Cuáles fueron?
-Edge: "Neo, Ruy Ástral es la clave. Nos equivocamos con él. Su poder no es una amenaza, y no traerá destrucción, ni guerras, sino paz y salvación". Esas fueron sus últimas palabras. Cuando veas a Boss, dáselas.
-Thomas: Interesante.
-Edge: ¿Sabes? Tras estar este tiempo con ellos, me di cuenta de que lo que tratamos de hacer está mal.
-Thomas: ¿Proteger al mundo del linaje más fuerte de los celestiales es malo?
-Edge: ¿Sí? ¿Y cuándo han sido una amenaza? *Thomas guarda silencio* ¿Ves? ¡Ellos no son el peligro!
-Thomas: Nuestro mundo no está preparado para soportar lo que puedan hacer.
-Edge: ¡Ese es el problema! Utopía siempre estuvo vigilando a los Ástral, pero no son el único linaje celestial peligroso. Te recuerdo que hay otro más.
-Thomas: Los Senkrad no son tan poderosos.
-Edge: Pero sí pueden llegar a serlo. Sofanor me lo contó. Tras diversos choques con los Ástral, ellos siempre luchaban contra nosotros por su libertad, no querían que les molestásemos, ni a ellos ni a sus familias. Después de luchar codo con codo con el padre de Gile, empezó a sospechar que el objetivo de Utopía, que anteriores sabios aseguraban ser el más óptimo y pacífico para el mundo, era la utopía de ellos, y no la del mundo. Tras conocer bien de cerca a Gile, quiso hacer una última prueba, pero con una generación de soldados justos.
-Thomas: Así que estás al tanto de la limpieza de la anterior generación.
-Edge: El día de partir, Boss me lo contó, y me pidió que siguiera en Etsu unos años más. El tiempo justo para empezar la misión de Ruy.
-Thomas: Eso no me lo contó.
-Edge: Estoy seguro de que Boss se dio cuenta cuando se alió con nosotros. El linaje Ástral debe ser tratado como un aliado, no como una presa.
-Thomas: ¿Quieres que se lo diga a Sofanor?
-Edge: No, de eso seguro que se encargará Boss.
-Thomas: Entonces, ¿eso es todo?
-Edge: Sí. Pero, antes de irme…

Mientras tanto, Vital y Argus están cara a cara. Vital, con la enorme cantidad de aura que ha sacado, se lanza a por Argus, con gran velocidad, pero cuando está a medio camino, un círculo de luz, en el suelo, debajo de él, empieza a desprender un brillo cegador, y explota. Tras unos pocos segundos saliendo una ligera capa de polvo de ahí, Vital, que ha permanecido ahí en pie, plantado, con las manos en los bolsillos, la despeja con su aura. A pesar de haber recibido el daño provocado por la explosión aparentemente, no muestra ningún rasguño.

-Argus: *sonríe* No esperaba menos de ti. Hubiera sido una decepción haberte dado con ese saludo.
-Vital: (*con el rostro despreocupado, mirando fijamente a su enemigo* Por suerte me protegí a tiempo con mi aura. No puedo malgastar mis reservas de aura de esta manera, o será mi fin.)
-Argus: *continúa sonriendo y añade una pizca de despreocupación a su tono de voz* ¿No me respondes, ni me replicas? Pensé que serías más respondón. *Vital sigue sin responderle, permaneciendo inmóvil, y sin cambiar un ápice su rostro* Bueno, si esto va a seguir así, *aún sentado cómodamente en el sillón, extiende su brazo derecho hacia Vital* veamos si también puedes aguantar este ataque.

Un círculo de luz, de 1 metro de diámetro, aparece nuevamente, como si de un dibujo se tratara, en el suelo, y sale disparado hacia Vital, pero éste continúa sin moverse. Ni siquiera llega a inmutarse al ver el ataque del enemigo, y continúa desafiando con la mirada a Argus. Ninguno separan su mirada del otro. Cuando el ataque va a llegar a Vital, de repente, al tocar la planta del pie de Vital, desaparece, se desvanece totalmente, pero Vital no se ha movido nada.

-Argus: *queda bastante impresionado* ¿Qué? (Es imposible, no ha cambiado nada en su aura, es imposible que haya hecho algo.) Responde, chico. ¿Qué has hecho?
-Vital: *sonríe abiertamente, y con tono orgulloso…* Nada. Sólo que ya sé cómo derrotarte.

Por otro lado, Ruy se encuentra con Boss, contemplando el horizonte.

-Boss: Te doy la bienvenida, Ruy. Ponte cómodo.
-Ruy: *sonríe* Te veo muy tranquilo para estar a punto de perder.
-Boss: *empieza a reír a carcajadas durante unos segundos* Muy buena. *se da la vuelta, estando ahora, de cara a Ruy, y le ve pequeñas señales de quemaduras, y con la cápsula de Aural en mano* Veo que te has divertido antes de venir.
-Ruy: Tú lo sabías desde el principio. Sabías que Doc era un traidor.
-Boss: Sí, ¿y?
-Ruy: ¿Y por qué lo tuviste de tu lado todo este tiempo?
-Boss: Porque esperaba esta noche. Sabía que tú o Edge lo juzgaríais, acabando con él.
-Ruy: ¡Pero no matamos a nadie!
-Boss: Déjame decirte una cosa, Ruy. Reconozco que tu instinto no es el de matar a tus enemigos. Me lo has dejado más que claro a lo largo de este año. A pesar de ser nuestra orden, tú no nos tratabas como a asesinos.
-Ruy: ¿Pero?
-Boss: Pero… debíamos asegurarnos fervientemente de que fueras digno.
-Ruy: ¿Digno de qué?
-Boss: Eso es algo que descubrirás pronto. Lo que importa es que sabía que, luchando contra ti, Doc acabaría muerto. No por ti, sino por sí mismo. Tiene un afán de autodestrucción muy grande. Más que afán de autodestrucción, lo llamaría mala suerte. Nunca acaba bien tras sacar su llama.
-Ruy: ¿Cuántas veces le has visto morir?
-Boss: *se queda sorprendido ante esta pregunta* ¿Qué? ¿A qué te refieres?
-Ruy: A que primero murió frente a mí, en esa explosión que supongo que habrás oído, y después, a manos de Edge.
-Boss: ¿Edge también mató a Doc?
-Ruy: Ese psicópata aseguró ser el causante real de la muerte de Razor. Edge lo oyó por casualidad, y… Pasó.
-Boss: Así que le ha nombrado… No entiendo su poder, si te soy sincero. A mí también me ha parecido haberlo visto morir diversas veces, sin embargo… luego volvía a aparecer mágicamente. Pero esto no es lo que esta noche nos atañe realmente. Aunque agradezco que seas sincero conmigo y me comuniques esto. Ahora, pasemos a lo realmente importante: nuestra batalla.
-Ruy: ¿Te ves con posibilidades de ganar?
-Boss: ¿Y tú?
-Ruy: Esa pregunta se responde por sí sola.
-Boss: Está bien, Ruy Ástral. Muéstrame cuánto has crecido desde la última vez que luchamos hace 6 meses, cuánto te han fortalecido las pérdidas que has sufrido, y, sobre todo, ¡cuánto deseas ganarme! *al oír esto, Ruy sonríe, extiende su brazo derecho hacia ese lado, rompe la cápsula de Aural para curarse, y, al mismo tiempo, el éter empieza a activarse a lo largo de su cuerpo, poniéndose rápidamente sus venas de un tono negro oscuro; toda su aura fluye por el campo de batalla* Así que empiezas con el éter, ¿eh? Muy bien, empezaré fuerte yo también. *su aura oscura empieza a fluir por el lugar, igualando la de Ruy* ¡Empecemos!

Se lanzan el uno a por el otro, al mismo tiempo a gran velocidad, preparados para dar un puñetazo, pero el intento de ataque de ambos se ve frustrado, a ambos lados, cuando detienen mutuamente el puño ajeno con la mano que tienen libre. Y, al mismo tiempo, Edge va corriendo por otro de los numerosos pasillos que hay en el inmenso barco portaaviones. Mientras avanza, recuerda sus palabras con su tío, antes de irse.

-- Hace un momento

-Edge: Antes de irme… Quiero conocer tu opinión.
-Thomas: ¿Sobre qué?
-Edge: Sobre Ruy. Lo has conocido lo suficiente como para hacerte una opinión sobre su personalidad y cómo puede ayudarnos a mejorar este mundo.
-Thomas: Ya veo. No te voy a mentir, es igualito a su padre: misma forma de ser, mismo potencial, o incluso más, y, lo más importante, su corazón no alberga nada de oscuridad, a pesar de ser un celestial. Y tras estas palabras tuyas… me hace pensar que tienes razón… No debimos haber iniciado esta misión tras haber conocido a su padre.
-Edge: *sonríe abiertamente* Perfecto. Si así lo piensas tú, seguro que todos los miembros a los que nos habremos enfrentado, pueden pensar de forma parecida. *coge un par de cápsulas de Aural del armario, y se dirige a la puerta del cuarto, para irse de una vez* Bueno, tío, ahora soy yo quien tiene que irse.

Finalmente llega a una puerta enorme, como la que tiró al suelo Vital, momentos antes, y también cae al suelo, pero cortada en varios trozos. Edge entra en la sala, y se encuentra una sala blanca, decorada a cuadros, y muy grande. Cyril está sentado en el suelo, con las piernas cruzadas, a modo de meditación, en el centro de la sala y con los ojos cerrados. Edge envaina la espada que sacó antes de entrar para cortar la puerta, y se sienta de igual forma que su enemigo, frente a él.

-Cyril: Hola, Edge. Nos volvemos a ver.
-Edge: *inquieto, mirando a todos lados, preparado para una posible trampa* Ahórrate los saludos, Cyril. ¿Qué planeas hacer? ¿Por qué estás así, y no me atacas?
-Cyril: Paciencia, amigo. Simplemente espero.
-Edge: ¿Qué esperas?
-Cyril: A que empiece. Relájate hasta entonces.
-Edge: ¿Que empiece qué?
-Cyril: No te desesperes. Dime, Edge. *abre los ojos* ¿A quién crees que atacará primero?

Edge se extraña por estas enigmáticas palabras. Por otro lado, Argus, tras escuchar lo que le dice Vital, se halla perplejo.

-Argus: ¿Perdona? ¿Qué tonterías dices, chico?
-Vital: Que sé cómo derrotarte.
-Argus: Así que has dado con un modo para derrotarme. ¿Cuál es?
-Vital: Muy fácil: cambiar los niveles de luz interna.
-Argus: *muestra una leve sonrisa* Oh, así que crees que puedes volver a igualar los niveles de luz y oscuridad, ¿eh?
-Vital: No lo creo, lo sé. Tras recibir tantos ataques tuyos y escuchar lo que dijiste, durante mi entrenamiento de este mes, me puse a pensar en alguna manera de evitar estos ataques tuyos. Así que, primero, me di cuenta quise averiguar los niveles de luz de los objetos, y empecé a manipularlos, analizando esa luz que decías que tenían. No debiste contarme cómo podías hacerlos explotar. Al final pude dar con la manera de introducirles luz con mi aura. Así que lo siguiente era meter oscuridad.
-Argus: ¿Has metido oscuridad en el suelo?
-Vital: No. No la domino, al no ser un celestial. Lo que sí descubrí es que no tenía porqué igualar los niveles de luz y oscuridad introduciendo oscuridad para igualar esos niveles sobrantes de luz.
-Argus: ¿Sobrantes? Anda, así que es eso lo que haces. Eliminar esa luz de más. Bueno, veamos cómo puedes derrotarme en la batalla de verdad. *se levanta del sillón, ya que hasta ahora había permanecido sentado en todo momento*
-Vital: Por fin te levantas.
-Argus: Veamos cómo te portas ahora. *coge el sillón con ambas manos, lo imbuye de luz, y lo lanza contra Vital, pero a pesar de no lanzar con mucha fuerza el sillón, éste sale despedido a una velocidad impresionante, hacia su objetivo*
-Vital: (¿Qué es esta sensación de que una fuerza me arrastra hacia atrás?) *aún así, lo esquiva con facilidad, apartándose lo justo hacia la izquierda, y el sillón acaba chocando contra la pared, donde había un círculo oscuro; Vital queda impresionado ante esa estratagema* (Así que era eso…) *mira hacia delante, es demasiado tarde, pues Argus está frente a él* (Era sólo una distracción… ¡Mierda!) *Argus intenta darle un puñetazo, pero Vital lo esquiva a tiempo, dando un pequeño salto hacia atrás* (Por poc-…) *Argus ya se ha posicionado para darle una patada en el abdomen, con el pie izquierdo, poniendo su cuerpo en horizontal con la inercia que llevaba por el anterior ataque, pero Vital se agacha a malas penas y ve la puerta de la entrada que destrozó* (¡Eso es!) *coge un de las dos puertas que conformaban la entrada, la imbuye de luz, e intenta golpear a su adversario con ella, pero Argus, que ya ha recobrado el equilibrio tras los ataques anteriores, detiene la puerta con la palma de la mano, y la parte de la parte de la puerta que toca, golpeándola, se hace astillas* (Ha introducido oscuridad a tiempo… Astuto. Sin embargo…) *el trozo de puerta que aún sostiene se lo lanza, y Argus, de nuevo preparado para detener el ataque con la palma de la mano llena de oscuridad, intenta coger lo que queda de la puerta, pero ésta no lleva luz de más, así que, su mano empieza a tragársela*
-Argus: (¡Espera, no! ¡Mierda, este maldito niñato me la ha jugado!) *Vital se impulsa un poco hacia delante, y le propina un buen puñetazo en la cara, que estampa a toda velocidad a Argus contra la pared opuesta, haciéndole un buen agujero* No me deja más remedio… *se oye entre los escombros*
-Vital: *se pone en guardia; de repente, del polvo que hay rodeando la zona donde fue a parar Argus, salen unos escombros a toda velocidad, imbuidos de luz, pero Vital los esquiva* Has usado el mismo principio de antes: poner en la pared de detrás un círculo oscuro, y que atraiga el objeto de luz, entre otras cosas… Con poca fuerza, hace mucho daño. Es muy buena estrategia. Algo así como…
-Argus: Magnetismo de luces. Ese es su nombre oficial *dice rodeado de la nube de polvo, a través de la cual se puede observar una enorme silueta: la suya*
-Vital: *la nube de polvo desaparece, y Vital se queda aterrorizado al ver a su enemigo* ¿Qué es… eso? *los puños de un Argus muy furioso imbuidos de luz* Eso significa que sus golpes…
-Argus: Así es, chico. Todo lo que toque explotará. Aumenta enormemente la potencia de mis puñetazos. Bienvenido a, lo que me gusta llamar, ¡el Infierno de luz!

Continuará…

El combate de Cyril y Edge comenzará de forma un tanto espontánea, con otro enemigo más. Y todo para desembocar en la etapa final del trío de batallas finales. Muchas gracias por leerme, y hasta la próxima. Saludos.

viernes, 30 de octubre de 2015

Capítulo 59



Thomas, el tío de Edge, al final resultó haber curado a Ruy con el disparo que realizó. Tras darse cuenta de esto, Ruy y Thomas mantuvieron una charla mientras Edge se dirigía hacia ellos. Fue entonces cuando Doc, que al parecer no murió al caer del barco tras la explosión, hizo acto de presencia, dispuesto a matar a Thomas y Ruy, confesando ser él el artífice de la muerte de Razor, el padre de Edge. Edge aparece a sus espaldas justo cuando todo parecía perdido, y mata violentamente a Doc.

-Los 3 guerreros de Etsu-

Tras dejar caer el cuerpo de Doc al suelo, Edge se queda unos segundos respirando, descansando de la carnicería que acaba de hacer. Ruy y Thomas le miran algo asustados, no saben qué hacer ahora. De repente, Edge empieza a gritar de ira, acumulando de nuevo aura en ambas espadas, y preparándose para realizar un corte horizontal con ambas espadas, sin un objetivo concreto. Tras realizar el corte, una ráfaga afilada de aura sale de ambos filos, en dirección a Thomas y Ruy, que se encontraban uno al lado del otro.

-Thomas: ¡Ruy, tienes que detener el ataque! ¡Anúlalo!
-Ruy: *preparado para detener el ataque* ¿Qué te crees que iba a…? *se detiene al observar más minuciosamente la calidad del aura que se le avecina, y rápidamente se da la vuelta y se lanza encima de Thomas para apartarlo del área de impacto* ¡Al suelo!
-Thomas: *la ráfaga de aura choca contra la pared, destrozándola; ellos dos se quedan observando el choque, recuperando el aliento* ¿Por qué no detuviste el ataque?
-Ruy: *se dan ambos la vuelta y observan a Edge descontrolado, lanzando ráfagas parecidos sin ton ni son* ¿Cómo sabes eso? *se queda mirando a Thomas* Vale, los informes… Tú no pareces sentir ese poder, pero yo, que lo siento, vi que con mi ContraAura sería incapaz de detener el ataque.
-Thomas: ¿Qué ha cambiado ahora con respecto a entonces?
-Ruy: Eso. *señala a los ojos de Edge, que están rojos como la sangre*
-Thomas: Esos ojos… Él también los tiene.
-Ruy: ¿También?
-Thomas: Sí, sólo me constaban Boss y el Sabio Sofanor, los que podían usar ese poder. Incluso diría que a mi hermano Razor una vez se los vi…
-Ruy: Pues sea lo que sea, le otorgan una fuerza a su aura lo suficientemente grande como para ser anulada sólo con ContraAura. Parece un aura sacra.
-Thomas: ¿Aura sacra?
-Ruy: Sí, la que tienes que usar el Antisacro para anularla, como la mía al usar el éter o la que nos mostró Boss hace 6 meses.
-Thomas: Ya veo, un buen nombre para esas auras. Pero dejémonos de estas bobadas y pensemos cómo detenerlo.
-Ruy: Lo único que se me ocurre es noquearlo. Pero para eso tengo que jugármela. Mierda. *suspira* Deséame suerte.

Ruy da un salto sobre el mueble en el que estaban escondidos detrás, y empieza a correr hacia Edge. Éste, al verle correr, empieza a lanzarle ráfagas cortantes de aura sin parar. Ruy las esquiva todas, y al estar cerca de Edge, da un salto y le suelta un puñetazo en la cara, provocando que Edge retroceda medio metro. Tras pisar el suelo, Ruy le coge con la mano izquierda por la zona de las muñecas y las levanta, dejando a Edge desprotegido y con los brazos unidos y levantados, impidiendo que se mueva, y con la derecha le da otro puñetazo en la cara, soltándole las muñecas en el acto. Tras esto, Ruy le coge de la pechera con la mano izquierda, y hace chocar la espalda de Edge contra la pared de detrás, sosteniéndole y apuntándole con la mano derecha para darle otro puñetazo.

-Ruy: ¡Despierta, idiota!
-Edge: *abre los ojos lentamente, como si despertara de un largo sueño* ¿Qué haces? ¿Qué pasa? *dice lentamente*
-Ruy: ¿Preguntas que qué pasa? ¿EH? ¡Mira el cuerpo de Doc ahí tirado! ¡Mira lo que has hecho, Edge! *le dice muy cabreado*
-Edge: ¡Sabes que lo que ha hecho, Ruy!
-Ruy: ¡Sí, y Sufrimiento, y también se lo merecía, y también le mataste! Nosotros no matamos a nuestros enemigos, aunque se lo merezcan. ¡NO SOMOS ASESINOS!
-Edge: Lo de Sufrimiento fue una orden directa de Boss.
-Ruy: Una orden de tu enemigo. Y ahora, sin órdenes ni nada, coges y matas a Doc.
-Edge: ¡Para vengarme!
-Ruy: ¡Eso no es excusa! *le da un puñetazo a la pared, al lado de la cara de Edge, y éste se queda con los ojos bien abiertos, ahora de su color normal* ¿Qué te pasa, Edge? *dice más calmado, a la par que decepcionado* No te puedo mirar a la cara. *suelta a Edge, y se da la vuelta; inmediatamente después, se vuelve de nuevo muy rápido, y le propina un puñetazo en la cara que deja inconsciente a Edge*
-Thomas: *Ruy está parado frente al cuerpo tumbado de Edge* ¿Era necesario?
-Ruy: *le da la espalda a Edge y empieza a andar hacia Thomas* No, pero se lo merecía. *se planta al lado de Thomas*
-Thomas: Bueno, no me meteré en vuestros asuntos, al menos ahora está calmado.
-Ruy: *mira toda la sala y silba asombrado* Vaya, ha quedado destrozada. A este paso, acabaré hundiendo este barco.
-Thomas: ¿Este paso?
-Ruy: Sí… cuando me enfrenté a Doc, destrozamos varios cuartos, además del que explotó. Parece que me persigue el caos… *entonces se acuerda de las palabras de Doc* Espera, ahora que me acuerdo… *se gira a Thomas, serio* ¿A qué se refería este con "las Semillas del Caos"?
-Thomas: Ciertamente, es algo que nunca he oído.
-Ruy: Ese chiflado… *mira serio el cadáver de Doc y reacciona a algo en lo que se fija* Es curioso. Está mojado.
-Thomas: Bueno, la sangre moja, ¿no?
-Ruy: No, no me refiero a mojado por la sangre, sino… fíjate en sus pantalones y su calzado. *Thomas se fija y se extraña* Eso significa que cuando le vi caer, y hundirse, era él, y no una ilusión o un muñeco de trapo para engañarme…
-Thomas: Pero tú me has dicho que lo viste morir, ¿no es así? Entonces… ¿consiguió sobrevivir a eso?
-Ruy: Su aura desapareció por completo. Murió delante de mí… *sonríe* De hecho, si se levantase ahora clamando venganza, tampoco me extrañaría tanto. Este hombre… *continúa mirando el cadáver de Doc* Oye, Thomas… *mira a Thomas* ¿Quién era Scott, el que había dentro de una cápsula?
-Thomas: Te has encontrado con la cápsula, ¿eh?
-Ruy: Él me llamó. Era como si me hablara mentalmente. Como la misma voz de mujer que me habló cuando fui protegido de las llamas de Doc.
-Thomas: Resonancia de almas, ese es el nombre de este fenómeno. Cuando dos almas están conectadas por un vínculo, puede ocurrir esto. Y si están conectadas vuestras almas es porq-… *es interrumpido por…*
-Edge: Maldito retrasado. Oye, Ruy, ¡te has pasado! *empieza a andar hacia ellos*
-Thomas: ¡Edge! Vaya, qué poco has estado dormido.
-Edge: *mira con una sonrisa a Thomas* Hola, tío. *mira a Ruy, cabreado* Y tú. La próxima vez que me atices así, te cortaré a cachitos y te echaré a los tiburones.
-Ruy: ¿Sí? ¿Te dolió eso? Te di muy flojo, déjame darte fuerte a ver cuánto te duele. Además, los tiburones no querrían carne mal cortada.
-Edge: Tienes razón, tu carne no vale ni para los tiburones. Debe saber a rayos.
-Ruy: ¡Pero serás…!
-Thomas: *empieza a reírse a carcajadas, y los dos jóvenes le miran, extrañado; tras varios segundos riéndose sin parar, deja de reírse* Ay, lo siento, pero me habéis recordado a alguien.
-Ruy: *extrañado* ¿A quién?
-Thomas: A tu padre y a Boss, cuando discutían así. Zeth solía calmarlos. *mira a los dos jóvenes* Claro, eran inseparables los 3, justo como vosotros. Además, se compenetraban realmente bien. Por ello, fueron apodados los 3 guerreros de Etsu.
-Ruy: *se queda sin habla unos segundo, y Thomas y Edge se le quedan mirando* ¿Qué has dicho?
-Thomas: Espera, ¿no lo sabías? Pensaba que Edge te lo había dicho.
-Ruy: *mira a Edge cabreado* ¿Ah, sí? Vaya, pues no, no me ha dicho NADA.
-Edge: Muchas gracias, tío. Ruy, eso no lo DEBÍAS SABER *lo recalca por su tío*, al menos aún.
-Thomas: A estas alturas, eso ya no importa. Vuestras batallas más duras de entre todas las que habéis tenido hasta ahora, están a punto de comenzar. Ambos tenéis asuntos pendientes con vuestros rivales. Por eso, debéis recuperaros por completo.
-Ruy: Podrías curarle con "eso".
-Thomas: Oh, claro, "eso". *saca la pistola, y Edge se hace para atrás, asustado* ¡Sonríe! *le dispara*
-Edge: *asustado, empieza a buscarse heridas de bala por el cuerpo, pero no encuentra ninguna* ¿PERO TÚ ESTÁS LOCO O QUÉ? Espera, no tengo heridas… ¡Un momento, antes sonó también un balazo! ¿Era de broma?
-Ruy: No… y no parece haberte recuperado.
-Edge: ¡La balas no curan, matan, idiota!
-Thomas: Bueno, su función es otra.
-Ruy: A mí me curó.
-Thomas: Te equivocas. Parece que me has malinterpretado. No, más bien has malinterpretado el poder de tu novia. Su poder no consiste en curar. Su poder va más allá. Agiliza enormemente la velocidad de regeneración celular, aumentando la velocidad del metabolismo de las células. Esta bala actúa como una enzima. Lo que te recuperó fue el Aural que te administré tras traerte. La bala optimizó su velocidad de regeneración. Los 3 habéis entrado con un Aural en el bolsillo, ¿verdad?
-Ruy: *se mira los bolsillos* Eh, ¡el mío no está!
-Thomas: Es el que he usado. *mira a Edge* Edge, usa el tuyo ahora y mejorará su efecto enormemente. Así podrás luchar contra Cyril con tus fuerzas a tope.
-Edge: No lo tengo.
-Ruy: ¿Lo has usado contra esos soldados rasos?
-Edge: No, se lo di a Vital. Él necesitará recuperarse totalmente. Más aún teniendo en cuenta que le dejé la mayoría del trabajo a él solito. La última vez que estuvimos cerca, le metí la cápsula en el bolsillo sin que se enterara. Seguramente se percató de eso, pero se hizo el loco. Típico de Vital.
-Thomas: Por suerte, tengo un armario blindado que rechaza todos los golpes y las auras que le puedan acertar, lleno de provisiones de este tipo. Así, tu descontrol no fastidiará el clímax, ¿verdad, Edge? *da unos pasos hacia delante, y pulsa un botón de un mando que saca del bolsillo; de repente, una compuerta metálica empieza a abrirse* Ruy, toma. No te has recuperado totalmente. *le lanza un Aural y Ruy lo coge* Úsalo antes de tu batalla. Edge, tú…
-Edge: Espera, tengo un asunto que hablar contigo. *mira a Ruy* En privado.
-Ruy: Bueno, con seguir hacia delante, todo recto, llego a Boss, ¿no?
-Edge: Sí. *se acerca a Ruy, y le alza el brazo con el puño cerrado* No pierdas, idiota.
-Ruy: *choca su puño con el de Edge* Lo mismo digo, abrelatas. *se da la vuelta y abandona la sala*
-Thomas: *Edge se acerca a su tío* Bueno, ¿y de qué quieres que hablemos?
-Edge: *sonríe* Tú lo sabes ya, no te hagas el tonto.

Mientras tanto, Vital va por corriendo por un pasillo, con dos cápsulas de Aural en la mano derecha, recordando el momento en el que Edge le dejó en el bolsillo su cápsula.

-Vital: (Estúpido Edge. Largándose así y dejando unos cuantos de su lado para mí… Al menos se ha redimido dándome su Aural. Supongo que se las arreglará él mismo para salir airoso de su batalla. *mira a un lado y a otro mientras va corriendo por el pasillo* Este barco es enorme. Espero que el idiota de Ruy está bien, no me gusta nada haber oído un balazo. Ellos siempre han peleado sin armas de fuego, salvo Theron, pero él usaba aura, así que no lo cuento del todo. *ve al final del pasillo una puerta doble, enorme* Por fin.) *llega y la tira al suelo de una patada; entra andando despacio a la sala; la sala está parcialmente vacía, salvo por un sillón al final, con Argus sentado en él, de cara a Vital* Hola, Argus.
-Argus: Hola, chico. Ha pasado un mes casi desde que nos vimos por última vez. Entonces eras realmente débil, comparado conmigo. ¿Has meditado sobre esa diferencia de poder?
-Vital: *empieza a emanar una cantidad enorme de aura, y pone su antebrazo derecho a la altura de su cabeza, en paralelo a ésta* ¿Esto responde a tu pregunta? *tras oír esto, Argus no puede evitar sonreír*

Por otra parte, Ruy se encuentra subiendo unas escaleras en las que se puede vislumbrar al final la luz de la luna. Termina de subirlas, y llega a una zona alta, que parece ser la más alta del barco. Justo al otro lado de la plataforma que está pisando, se puede ver a Boss, en el borde, contemplando el oscuro horizonte iluminado por la misma luz que baña todo el lugar, una brillante y enorme luna llena, tapada a intervalos por las nubes que la rodean. Ruy empieza a caminar hacia Boss.

-Boss: Te doy la bienvenida, Ruy. Ponte cómodo.

Continuará…

Tras tener unas calurosas palabras, Ruy y Vital comenzarán sus batallas respectivamente. Edge, por otra parte, se despedirá de su tío, e irá a afrontar su dura batalla. Todo se está preparando para el desenlace de Utopía. Y todo bajo la luna llena más peligrosa del año. Gracias por leerme. Saludos y hasta la próxima.